¿Qué vínculo existe entre la edad y la posibilidad de quedarse embarazada?

Terminar los estudios, iniciar una carrera laboral, tener una pareja estable… por muchos motivos, las mujeres en España acceden cada vez más tarde a la maternidad. Tanto es así que, cuando llega el momento, muchas de ellas se encuentran con un problema que no esperaban: la dificultad de quedarse embarazada.

La edad es una variable que influye en la capacidad reproductiva tanto de hombres como de mujeres, aunque en el segundo caso, hace su aparición más tardíamente, alrededor de los cuarenta años.

En una mujer, el momento de máxima fertilidad es a los veinte años. Hasta los treinta, las tasas de embarazo son elevadas, y es a partir de la treintena cuando las mujeres empiezan a experimentar una disminución en su capacidad para quedarse embarazadas.

Es habitual que pasados los 35 años una mujer deba invertir más tiempo en conseguir el embarazo que una mujer con menor edad.

¿Por qué es más difícil quedarse embarazada con más años (o a partir de los 35 años)?

A partir de los 35 años la dificultad de embarazo viene determinada por el descenso en la calidad y cantidad de los ovocitos.

Al margen de esto, existen determinadas patologías que dificultan el embarazo natural en la mujer. Estas son principales:

  • Endometriosis (responsable de entre un 5 y un 15% de los casos de infertilidad femenina).
  • Enfermedades inflamatorias pélvicas (provocadas por infecciones o enfermedades de transmisión sexual).
  • Fallo ovárico prematuro (disminución de la función ovárica y menstruación en edad prematura).
  • Descenso en la calidad y cantidad de los ovocitos.

¿Cuándo iniciar un estudio de esterilidad?

Estamos ante un problema de fertilidad cuando tras un año de relaciones sexuales sin anticoncepción no se ha logrado el embarazo.

Este tiempo se acorta en casos de edad avanzada, enfermedad orgánica, enfermedades transmisibles, vasectomía, falta regla prolongada, ligadura trompas, etc…

 ¿Esterilidad o infertilidad?

No es lo mismo. Definimos la esterilidad como la incapacidad para concebir un embarazo y su origen puede ser femenino o masculino.

En la infertilidad es posible que la pareja consiga el embarazo, pero éste no llegará a término.

Se considera que existe infertilidad cuando se han producido dos o más pérdidas gestacionales.

Resumiendo, la infertilidad es la imposibilidad de terminar un embarazo con el nacimiento de un bebé sano y la esterilidad es la no capacidad para concebir. En occidente se estima que entre el 10 y el 15% de la población es infértil o estéril.

Un buen planteamiento: la congelación de óvulos.

IAD_169436531

Una alternativa que eligen muchas de nuestras pacientes cuando han decidido ser madres, pero a la vez consideran que todavía no ha llegado el momento por diferentes causas (profesionales, económicas, de pareja…) es la preservación de la fertilidad mediante la congelación de óvulos cuando su calidad y cantidad es elevada para ser utilizados más adelante.

[dt_gap height=”30″ /]

[vc_row][vc_column width=”3/4″][ult_team team_img_grayscale=”off” img_hover_eft=”” team_member_align_style=”left” team_member_org_color=”#828282″ team_member_desc_color=”#828282″ name=”Dr. José Manuel Pintado” team_member_position_font_size=”desktop:12px;” team_member_position_line_height=”desktop:14px;” team_member_description_font_size=”desktop:12px;” team_member_description_line_height=”desktop:14px;”]EXPERTO EN GINECOLOGÍA, OBSTETRICIA Y REPRODUCCIÓN

DIRECTOR MÉDICO DEL CENTRO MÉDICO PINTADO

www.clinicapintado.com[/ult_team][/vc_column][/vc_row]