Endometriosis y embarazo. Esta entidad clínica, aunque benigna, es crónica y puede llegar a ser muy limitante para la mujer que la padece. Consiste en la presencia de focos ectópicos (fuera de su sitio) de tejido endometrial.

Los implantes endometriales ectópicos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo produciendo un amplio espectro de síntomas entre los que se encuentran el dolor pélvico y los problemas de fertilidad.

Se desconoce con exactitud la prevalencia global de la endometriosis ya que un importante número de afectadas desconoce padecerla. Se estima que la sufre 1 de cada 10 mujeres.

El método diagnóstico gold standard es el quirúrgico. Esto significa que, salvo que se someta a la paciente a una cirugía, no se puede tener absoluta certeza de que nos encontramos ante esta patología. Por otro lado hay muchas pacientes que son asintomáticas (hasta el 7 %).

Relación entre endometriosis y embarazo.

Se calcula que hasta un 50% de las mujeres con problemas de esterilidad la padecen en alguna medida. Existen síntomas y hallazgos físicos que sugieren esta enfermedad. Por ello le recomendamos que consulte con su ginecólogo si padece alguno o varios de los siguientes síntomas:

  • Molestias y dolor con la menstruación (dismenorrea).
  • Dolor pélvico.
  • Dispareunia o coitalgia. Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Problemas intestinales o al orinar.
  • Dificultad o imposibilidad para quedarse embarazada (subfertilidad o esterilidad).
  • Sangrado vaginal anormal.
  • Cansancio generalizado o fatiga crónica.

Aunque existen diversas hipótesis acerca del origen de la endometriosis, todavía no hay consenso acerca de qué mecanismos son los causantes de la misma.

La teoría más secundada hoy en día es la de la menstruación retrógrada y la implantación. Sugiere que con las menstruaciones el tejido endometrial es transportado a través de las trompas de Falopio a la cavidad pélvica, donde puede implantarse en la superficieEndometriosis y embarazo de los diferentes órganos pélvicos. Estos implantes, al igual que el endometrio, son sensibles a la estimulación hormonal (principalmente estrogénica), por lo que habiendo influjo hormonal pueden proliferar produciendo fundamentalmente dolor.

Tras el cese definitivo de la función ovárica (menopausia), los niveles de estrógenos caen abruptamente permaneciendo muy bajos el resto del tiempo, con lo que la enfermedad tiende a estabilizarse e incluso desaparecer.

El tratamiento se reserva a aquellas pacientes con sintomatología significativa, y depende de sus dos principales manifestaciones clínicas: dolor pélvico y subfertilidad.

Tratamiento en pacientes con síntomas leves o moderados y que no desean embarazo

Tratamiento médico

  • Antiinflamatorios no esteroideos.
  • Anticonceptivos hormonales orales combinados.
  • Progestágenos en pauta continua.


Tratamiento quirúrgico

Laparoscopia orientada a la eliminación de implantes y/o focos endometriósicos, así como para restaurar la anatomía pélvica, muchas veces alterada por efecto de la enfermedad

Endometriosis y embarazo: Tratamiento en pacientes con sintomatología moderada-severa y/o que desean gestación.

Tratamiento quirúrgico

Endometriosis y embarazoAl igual que sucede con el tratamiento médico, tras el abordaje quirúrgico las tasas de recurrencia oscilan entre el 10% al 20% por año. Es por ello que, en aquellas mujeres que no desean embarazo, se recomienda instaurar tratamiento médico posterior para prevenir la reaparición de la enfermedad.

Sin embargo, aquellas mujeres con deseos genésicos deben buscar gestación aprovechando el modesto incremento de las tasas de embarazo tras la cirugía.

Además el mejor tratamiento para la endometriosis es el embarazo. Por otro lado en mujeres de edad reproductiva avanzada o en las que persiste la esterilidad será necesario recurrir a técnicas de fecundación in vitro.

Dr. José Manuel Pintado.