Fármacos a evitar durante el embarazo

Una de las peculiaridades del embarazo, desde el punto de vista médico, es que nos encontramos con dos pacientes, una madre y un feto que deben ser cuidados.

Es muy frecuente el tener dudas sobre el uso de fármacos durante el embarazo. Incluso es posible que estés intentando quedarte embarazada y te preguntes cómo puede afectar tu medicación actual en la concepción y primeras semanas de embarazo, o tal vez acabas de descubrir que estás embarazada y te asalten las dudas sobre si el tratamiento farmacológico que recibes entraña riesgos para el feto.

Ante una enfermedad o síntoma la madre puede beneficiarse de un tratamiento farmacológico que podría afectar negativamente al bienestar del feto, por lo tanto, vale la pena revisar qué fármacos deben ser eliminados o reducidos en su dosis durante este período.

La FDA ha clasificado en diferentes categorías los fármacos en función del riesgo que entrañan durante el embarazo, por eso, es muy importante que, ante cualquier duda, consultes con tu ginecólogo porque no todos los fármacos pueden ser administrados durante el embarazo o en sus diferentes etapas.

 

Recomendaciones generales:

Por tratarse de un momento especial en tu vida, debes extremar precauciones, estas son algunas indicaciones generales sobre cómo utilizar los medicamentos durante el embarazo:

  • Utilizar sólo los fármacos necesarios, sobre todo durante el primer trimestre.
  • Nunca te automediques.
  • Debes utilizar la menor dosis durante el menor tiempo posible, tu médico te pautará las cantidades y duración del tratamiento.
  • Es importante evitar fármacos nuevos, ya que no disponen del aval de haber sido utilizados durante años sin haber generado efectos adversos e inesperados.
  • Si padeces una patología crónica, tu médico de cabecera o ginecólogo debe revisar si la medicación que estás tomando es la más adecuada para este momento.
  • Asegúrate de que cualquier fármaco que ingieras no está contraindicado durante el embarazo leyendo el prospecto.
  • Más vale ser reiterativa en las preguntas que quedarte con dudas. Pregunta a profesionales cualificados hasta que todas tus dudas hayan sido resueltas.

 

Dependiendo de la necesidad de su prescripción los fármacos pueden ser imprescindibles, es decir, sin ellos el embarazo no prosperaría (anestesia en caso de operación grave o insulina para una embarazada diabética), que disminuyan riesgos (antibióticos) y orientados a la prevención de riesgos (como puede ser el ácido fólico).

La mayor parte de los fármacos llegan al feto a través de la placenta, por lo que las dosis deben ser las mínimas para conseguir los efectos terapéuticos buscados, especialmente durante el primer trimestre.

 

Grupos de fármacos:

Por suerte, en la mayoría de los casos disponemos de diferentes fármacos para hacer frente a cada situación clínica particular. En relación con los diferentes grupos de fármacos, estas son algunas recomendaciones:

Antipiréticos

El paracetamol es el antiepirético más recomendado durante las primeras semanas de gestación, ya que otros antiepiréticos pueden causar daño fetal o embrionario.

No se recomienda la aspirina  (Solo recomendable en algunas patologías asociadas al embarazo)  ya que para garantizar su seguridad habría que ingerirla en dosis tan bajas que no resultaría útil como antiepirético.

Analgésicos

A medida que el embarazo avanza, es frecuente que experimentes algún tipo de dolor, que puede ser tratado con diferentes antiinflamatorios no esteroidales, algunos de los cuales solo se pueden utilizar durante los dos primeros trimestres del embarazo. El paracetamol es una buena opción durante todo el embarazo para combatir el dolor y la inflamación.

No debe utilizarse el ácido mefenámico ni la codeína, al igual que los opiáceos.

Antibióticos

Es relativamente habitual el uso de antibióticos durante el embarazo por ruptura de membranas, infecciones de orina, o por complicaciones infecciosas de la cesárea y parto.

La penicilina y las cefalosporinas están permitidas.

Antiácidos

Una molestia típica en el embarazo es la acidez estomacal, para contrarrestarla, podemos utilizar derivados del aluminio y del magnesio en dosis controladas por tu ginecólogo.

 

¿Puedo seguir tomando vitaminas?

Su uso debe estar marcado por las necesidades de tu cuerpo y por el sentido común. No debes utilizar vitaminas si su uso no responde a una necesidad. En cuanto al ácido fólico, consulta con tu ginecólogo qué cantidad es la más adecuada para ti antes de quedarte embarazada y durante la primera parte del embarazo.

Para finalizar, recordar que cualquier medicamento debe estar prescrito y supervisado por tu ginecólogo, él sabrá valorar y si los beneficios de tomar ese medicamento superan sus potenciales riesgos.

 

[dt_gap height=”30″ /]

[vc_row][vc_column width=”3/4″][ult_team team_img_grayscale=”off” img_hover_eft=”” team_member_align_style=”left” team_member_org_color=”#828282″ team_member_desc_color=”#828282″ name=”Dr. José Manuel Pintado” team_member_position_font_size=”desktop:12px;” team_member_position_line_height=”desktop:14px;” team_member_description_font_size=”desktop:12px;” team_member_description_line_height=”desktop:14px;”]EXPERTO EN GINECOLOGÍA, OBSTETRICIA Y REPRODUCCIÓN

DIRECTOR MÉDICO DEL CENTRO MÉDICO PINTADO

www.clinicapintado.com[/ult_team][/vc_column][/vc_row]