¿Qué es la reserva ovárica? Es un concepto vinculado a la fertilidad, concretamente tiene que ver con la cantidad de óvulos de los que dispone una mujer.

Si la reserva es elevada, la posibilidad de embarazo es más alta, si es baja, conseguir el embarazo será más difícil y tal vez sea necesario apoyarse en técnicas de reproducción asistida (donar óvulos).

La particularidad de la reserva ovárica es que es un índice que va variando a lo largo del tiempo, ya que el número de ovocitos va reduciéndose con el paso de los años.

Cada mujer nace con aproximadamente un millón de ovocitos. Cuando se llega a la juventud la cantidad disminuye hasta llegar a los 400.000 o 500.000, a simple vista parece un número bastante elevado pero en realidad con cada proceso de menstruación se van perdiendo más y sólo 400 llegaran a la ovulación.

En el marco de un tratamiento de reproducción asistida, la reserva ovárica también nos indica la cantidad de óvulos que podemos esperar tras una estimulación ovárica, porque mide la capacidad de respuesta de los ovarios.

 

Las etapas más fértiles

 

En relación con la fertilidad de la mujer se podrían diferenciar varias etapas:

  • La etapa de mayor fertilidad se encuentra entre los 16 y los 30 años. En este momento la cantidad y la calidad de los ovocitos es muy alta.
  • En la segunda etapa, a partir de los 30, se produce un fuerte descenso en número y calidad de los ovocitos, acelerándose a partir de los 37.
  • La tercera etapa empieza a partir de los 40 años, donde comienza el declive de manera drástica y llega hasta los 55 años con la consolidación de la menopausia.

Como puedes observar, la edad es un factor determinante para la reserva ovárica y la fertilidad en general.

Algunas causas pueden acelerar la reducción de la reserva ovárica como determinados tratamientos médicos y quirúrgicos, radioterapia, quimioterapia, estrés, obesidad, contaminación ambiental, exposición a tóxicos y pesticidas, hábitos de vida poco saludables e infecciones pélvicas entre otras, realmente son muchos los motivos por los que la reserva ovárica se puede reducir drásticamente.

Cabe decir que la cantidad y calidad de los óvulos van unidas, por lo que cuando disminuye la cantidad, también lo hace la calidad de los óvulos.

 

¿Cómo medir la reserva ovárica?

 

Si estás pensando en ser madre, tanto a corto plazo como a largo, es recomendable tener información de la reserva ovárica disponible ya que existen técnicas para preservar la fertilidad que podrías utilizar para conseguir el embarazo cuando llegue el momento adecuado.

Para valorar la reserva ovárica de una mujer empezamos analizando y recontando los folículos antrales.

Los óvulos se encuentran dentro de una bolsa llamada folículo. La gran mayoría de los folículos son muy pequeños (folículos primordiales) y no se pueden ver ni con microscopio.

El folículo antral se caracteriza porque contiene líquido en su interior, que hace que pueda ser visto a través de una ecografía. El recuento de folículos antrales nos lleva a conocer la reserva ovárica.

 

Folículos - Reserva ovárica

 

El análisis y recuento de folículos antrales y de la hormona antimullerina (mide la reserva ovárica y la cantidad de los ovocitos que hay disponibles. Nos aportan información sobre la cantidad y calidad de los óvulos y la capacidad de los ovarios. Son las pruebas más utilizadas para conocer la reserva ovárica.

Ampliando esta información, un análisis de sangre que nos permitirá realizar el estudio hormonal basal que nos aportará:

  • Estradiol, para conocer el funcionamiento de los ovarios.
  • Hormona luteinizante, responsable de la maduración de los folículos. Permite conocer si la mujer ha llegado a la menopausia.
  • Hormona foliculoestimulante: actúa sobre los folículos del ovario estimulando la producción de óvulos.

Si después de estas pruebas el resultado no es el esperado, existen muchas otras posibilidades para poder ser madre, como por ejemplo la reproducción asistida por inseminación artificial.

 

La reproducción asistida, una alternativa

 

Cuando debido a una baja reserva ovárica resulta difícil conseguir el embarazo, puede ser el momento de iniciar un proceso de reproducción asistida.

De hecho, una de las primeras pruebas que se realizan para conocer la capacidad reproductiva de una mujer es la evaluación de la reserva ovárica, ya que también nos permite estimar la respuesta ante la estimulación ovárica del tratamiento.

En casos los casos baja reserva ovárica, dentro del marco de una técnica FIV, se utilizan óvulos (propios que han sido preservado o de donante) para ser fertilizados e incrementar las posibilidades de embarazo.

En nuestra clínica te informaremos de todas estas alternativas.